Deberes y Obligaciones 

Observaciones Importantes

El perro debe ir atado en todo momento, aunque sea amigable contigo y con la gente.

Es probable que las primeras veces el perro y paseador saldrán acompañados de uno de los dueños del perro o una persona de la familia, para que el perro se sienta cómodo reconociendo el olor de sus dueños, después puede salir solo con el paseador. Si es amigable bastará con un día, si es un animal territorial varias veces. Cuando el perro no se adapta al paseador, éste debe siempre llamarlo por su nombre e intentar ser aceptado por él como parte de la manada a la que pertenece y con un familiar en compañía.

El perro grande, agresivo, asustadizo, nervioso deberá salir con bozal. No se debe tirar de manera continua de la correa, tirones secos y directos son la manera de decirle al perro que tú eres el que mandas.

Cuando el perro es problemático durante varias veces, se renunciará al paseo.

En caso de lluvia, fuertes vientos, meteorología adversa, el perro hará sus necesidades y se le llevará al hogar, si es pequeño y hace frío se le pondrá su abrigo usual. El paseo no será de 1 hora sino más corto. Si hace mucho calor y el perro jadea y respira con dificultad, se pondrá en zona de sombra, contra el viento para enfriarse y se le dará agua fresca si la necesita.

No se le dará ningún alimento al perro, el debe tomarlo en casa y dado por la familia a la hora que acostumbran.

Siempre se deben llevar bolsas de higiene, y se deberán retirar los excrementos del perro de la vía pública y dejarlos en papelera o basurero público.

No debemos dejar que el perro se suba o se abalance sobre la gente, este es un signo de dominancia, ni tampoco a los niños o los otros animales, aunque el perro sea amigable, tampoco debe obligarse al perro a permanecer sentado contigo mientras desayunas etc., el perro puede no estar socializado y reaccionar desproporcionadamente, el paseo es la función del paseador.

El perro estará marcando con su orina el territorio del paseo casi de manera constante, tantas veces como lo haga te informa de lo territorial que es cada animalito.

El perro te guiará siempre por la misma zona por la que acostumbres a dar el paseo, si no causa peligro puedes permitírselo relativamente teniendo cuidado con el tráfico, personas mayores paseando, transeúntes, niños, tráfico y otros animales. A veces deberás cambiar el itinerario para que el perro sepa quién manda.

Nunca dejar al perro comer nada del suelo, no consentir que toque con el hocico excrementos de otros perros, bastará con un tirón seco indoloro y sin enfado para que el perrito entienda.

Nunca dar malos tratos a ningún perro, ni siquiera en el caso de que el dueño lo autorice. Cuando el perro te parezca insubordinado deberás recomendar su adiestramiento con amabilidad y buena educación como sugerencia.

Respetar el medio ambiente y los derechos de los animales.